Masaje en el culo para mi madrastra que llega cansada del trabajo

Soy un hombre muy considerado, mi madrastra que llega cansada del trabajo no tiene quien la consienta. Mi padre no para en casa y ella como toda mujer, necesita una atención muy profunda. Tan solo llegar, se tumba sobre la cama aun con su uniforme que le marca un culazo en la falda ajustada. No piensen mal de mí, solo quiero ayudar a que mi madrastra no busque amante fuera de casa. Al verla allí tirada, agotada y con esa gran curva que marcan sus nalgas, me abalanzo sobre ella para darle un masaje en el culo. No dice nada la muy zorra, todo lo contrario, se pone a cuatro patas y levanta el culo en señal de «follame». Ya les digo que ese culazo es irresistible, sea de mi madrastra, mi hermana o quien sea, yo me lo follaría una y otra vez. Asi es como un masaje en el culo para mi madrastra, termina en un polvo intrafamiliar.

Date: enero 29, 2019